Nuestros valores son lo que nos forma y nos distingue; nos separa de nuestros competidores y continúamente nos impulsa a subir los estándares en la industria de la natación. Utilizamos nuestros valores al interactuar con nuestros clientes, empleados y las comunidades a las que servimos diariamente.

AFIRMAR NUESTRAS FORTALEZAS Y PROTEGER NUESTRAS DEBILIDADES.

Constantemente evaluamos nuestra productividad como equipo líder. Impulsamos a nuestros franquiciatarios, a nuestros empleados y a nosotros mismos para sobresalir en todo lo que hacemos. Reconocemos logros y buscamos oportunidades para poder mejor servir a nuestras comunidades.

TRATAR A LOS DEMÁS COMO DESEAMOS SER TRATADOS.

La regla de oro. La vivimos con cada persona, niño. Adulto, cada interacción, cada día. Creemos firmemente en tratar a cada familia como si fuera la nuestra.

DAR OPORTUNIDAD A AQUELLOS QUE QUIERAN APRENDER.

Cada día es una oportunidad de aprendizaje. Estamos comprometidos en seguir mejorando y aprendiendo con nuestros clientes, vendedores, empleados y con todos los que interactuamos, manteniendo siempre una mente abierta y teniendo conversaciones honestas.

BUSCAR COMPRENDER ANTES DE QUERER SER COMPRENDIDO.

Cada persona tiene diferente perspectiva y vemos las cosas de manera diferente. Estamos comprometidos con escuchar y buscar comprender cada situación para poder ofrecer una solución positiva y ajustarnos a las necesidades, preocupaciones y metas de cada persona. Queremos superar expectativas en cada clase, cada día.

ESCOGER UNA AMISTAR SOBRE UNA UTILIDAD.

Los vínculos que se formamos con las comunidades a las que servimos nos son muy importantes. Las clases que damos impactan las vidas de niños y adultos; les enseñamos la importancia de la natación y tomar precaución al estar dentro o cerca del agua.

PENSAR CREATIVAMENTE- CUESTIONAR EL STATU QUO.

Buscamos la excelencia al servir a nuestras familias. Diariamente nos retamos y continuamos mejorando para que la experiencia Aqua-Tots sea la mejor. ¡No sólo queremos cumplir con lo que se espera de nosotros, queremos superar sus expectativas!

ELOGIAR EN PÚBLICO; CORREGIR EN PRIVADO.

Cuando alguien merece ser halagado, lo elogiamos en frente de sus compañeros. Al contrario, si está alguien batallando, es corregido en privado para asegurarnos de atacar el problema y no a la persona. Esto nos ayuda a todos a ser mejores personas.